Cómo evitar el moquillo canino

El moquillo canino es una de las enfermedades que pueden afectar a nuestro perro si no la prevenimos mediante la vacuna corrrespondiente.

Prevención con vacuna

El moquillo no tiene cura conocida y la única forma de prevenirlo es mediante la vacunación. Esta vacuna es muy efectiva y no causa ningún dolor o peligro. La primera dosis se aplica al cachorro al segundo mes de vida. La segunda dosis se produce al año y después periódicamente cada dos años durante toda la vida del perro.

El moquillo se produce por un virus llamado Paramixovirus y es altamente contagioso en animales, afectando principalmente al aparto digestivo y respiratorio del perro. El virus se transmite por vía aérea y en menos de 48 horas se extiende pro todo el cuerpo. Es imposible eliminarlo completamente o evitar el contacto con él, por ello conviene que el perro tenga sus vacunas al día. El periodo de incubación va de cuatro a diez días.

Síntomas

Los primeros  síntomas consisten en fiebre, ojos llorosos, descenso de apetito y mucosidad en la nariz. Después de dos o tres días aparecen síntomas más graves como vómitos, diarreas, amigdalitis, problemas respiratorios, conjuntivitis, pústulas, convulsiones y otras afecciones nerviosas, aunque no todos ellos aparecen la mismo tiempo.

¡NO TE LO PIERDAS!
Elige la mejor jaula para tu ave en 10 pasos

Una vez contagiada la enfermedad hay que mantener al perro en cuarentena, y tratarlo con antibióticos para evitar infecciones secundarias, siguiendo las indicaciones del veterinario.

Si hemos adquirido o adoptado un perro y no estamos seguros de que tenga puesta la vacuna del moquillo es recomendable acudir a un veterinario lo antes posible y ponerle la vacuna para evitar posibles sustos.

¡NO TE LO PIERDAS!
El amor incondicional de los perros