Gatos: Snowshoe

Como su propio nombre indica, esta raza de gato, el Snowshoe, o gatos con zapatos de nieve, es una hermosa criatura que parece tener las patas cubiertas de nieve. Este gato tiene su origen en un cruce Siamés y American Shorthair. De ahí que su aspecto físico reúna las características del siamés como en su cabeza triangular, el color azúl en sus ojos y el estilismo y refinamiento de su cuerpo. Del American Shorthair por su parte, ha heredado el aspecto musculoso y sus características patas blancas.Gatos: Snowshoe

¡NO TE LO PIERDAS!
¡Esperamos gatitos!

Fruto de un cruce accidental

Su origen fue puramente accidental, y así se revela por su descubrimiento. Y es que el primer Snowshoe que se conoce, data de 1960, cuando en Filadelfia, apareció, inesperadamente, este minino de entre una camada de siameses puros.  Tanto gustó este gato, que a partir de entonces, buscaron crear esta raza mediante los cruces de ambos gatos.

La mascota perfecta

El Snowshoe es una raza de gato perfecta para convivir en casa con nosotros. Y es que se trata de una mascota cariñosa, tranquila, inteligente, sociable, pero a la vez enérgica y juguetona, por lo que resulta perfecta para tener con niños.  Además, estos gatos suelen llevarse bien con otros animales.

¡NO TE LO PIERDAS!
Tips para mantener a tu perro saludable en los días calurosos

Al tratarse de un gato de pelo corto, tampoco requiere de grandes cuidados. Basta con cepillarle una vez al mes.  Su alimentación y sus necesidades son las mismas de cualquier otro gato. Un gato eso sí muy cariñoso.