¡No todo está perdido en cuestiones de oncología felina!

Desgraciadamente, hasta hace un tiempo, la detección de un cáncer en nuestro gatito nos ponía ante una terrible decisión si no había posibilidades de operación. Sin embargo, hoy en día, existen diversas posibilidades terapéuticas diferentes de la cirugía que, sin ser consideradas curativas, pueden mejorar altamente la calidad de vida

En primer lugar: ¿Qué es el cáncer felino?

El cáncer en el gato es definido, al igual que en el ser humano, como un crecimiento celular persistente desordenado y excesivo fuera de los mecanismos normales de control del organismo. De esta forma, se produce una masa anormal que carece de finalidad llamada tumor y que genera desbalance en el desarrollo normal de los tejidos del cuerpo en cuanto a enegías. Es así como, progresivamente, va destruyendo el buen funcionamiento del cuerpo del animal.

¡NO TE LO PIERDAS!
3 beneficios de esterilizar a tu gato

 Terapias alternativas

Como ya hemos visto, muchas veces debemos recurrir a la cirugía para eliminar el tumor, convirtiéndose, frecuentemente en la mejor opción. Sin embargo, actualmente existen otras opciones menos invasivas para nuestro gato como ser  la quimioterapia, la radioterapia y la criocirugía, además de otras disciplinas alternativas como la homeopatía, la inmunoterapia y la medicina holística.

¡NO TE LO PIERDAS!
DIY: Haz una bonita cama a tu mascota con un viejo jersey

Asimismo, muchos estudios afirman que ciertos cánceres se pueden prevenir o al menos aminorar sus efectos negativos, como  por ejemplo el de mama en las hembras mediante la realización de  una castración precoz.