Enfermedades de los perros domésticos

Habitualmente se piensa que si un perro doméstico acude regularmente al veterinario, tiene el calendario de vacunación en regla y está bien alimentado debería estar sano, feliz y libre de enfermedades. Pero muchas veces la casualidad o la mala suerte hace que las enfermedades de los perros domésticos pasen desapercibidas y no sepamos reconocerlas.

La depresión es una enfermedad

No hay que olvidar que la depresión es una enfermedad y no solo un estado de ánimo. En el caso de los animales domésticos debería ser más fácil de detectar porque pasamos mucho tiempo con ellos y se suelen compartir actividades.

Si un buen día nos damos cuenta de que nuestra querida mascota no tiene ganas de jugar, no come y no viene a saludarnos a la puerta no hace falta que vayamos corriendo a urgencias, puede suceder que esté cansado, hambriento o simplemente no tenga ganas. Pero si se trata de un comportamiento continuado es conveniente ponerse en manos de un especialista para poder tratar a nuestra mascota como se merece.

¡NO TE LO PIERDAS!
He perdido a mi mascota: ¿Qué hago?

La rabia, otra enfermedad del perro doméstico

Es una de las enfermedades de los perros menos frecuentes en zonas urbanas, y eso la hace muy peligrosa. Muy pocos han visto los síntomas en un animal y la mayoría de los animales están vacunados, por lo que muy pocos la contraen.

Uno de los síntomas más frecuentes y reconocibles es que los perros que la padecen se muestran ariscos y malhumorados, evitan el contacto con el hombre y los juegos. También evitan la luz porque les molesta y muchas veces los encontraremos refugiados en lugares en penumbra.

A medida que la enfermedad progresa muestran irritabilidad y desorientación, es muy común que vayan mordiendo todo que encuentran en su camino. Así se favorece el contagio.

¡NO TE LO PIERDAS!
Cómo cortarle las uñas a un perro

Una vez que aparecen los primeros síntomas ya no podremos hacer nada por nuestro cachorro. Por eso es muy importante vacunarlos y mantener el calendario de vacunación actualizado según las recomendaciones de nuestro veterinario.

El moquillo

Aunque tenga un nombre que puede incitar a las bromas es una de las enfermedades de los perros más seria, y si no se trata correctamente conlleva la muerte de nuestro perro.

Al igual que con la rabia es mejor prevenir que curar y podemos vacunar a nuestra mascota para prevenirla. De todas maneras, nunca viene mal saber cuáles son sus síntomas para poder reconocerla a tiempo.

Como la mayoría de las afecciones en mascotas comienza con la apatía, luego sigue la fiebre, pérdida del apetito y consumo de menos cantidad de agua.

La cantidad de agua es especialmente importante porque conduce a la deshidratación.

Fuente: http://www.mundoperros.es/mi-perro-esta-triste/