Cómo interpretar el maullido de los gatos

Lo más frecuente cuando pensamos en un gato es precisamente su maullido. Es normal para las personas relacionar a un gato con su maullido, pero la realidad es que se trata de un mecanismo bastante peculiar de los felinos domésticos. A lo que nos referimos es que los gatos no suelen usar el maullido para comunicarse entre ellos. De hecho, el maullido de los gatos es una manera que utilizan para comunicarse con las personas. 

Para cualquier persona que conviva con un gato, interpretar su maullido puede ser una manera de mejorar la relación con el minino. Descubre acá todo sobre estos sonidos. 

Interpretando el maullido de los gatos 

Los gatos son animales muy expresivos y su lenguaje corporal y vocal nos ofrece mucha información sobre su estado de ánimo. El maullido es uno de los sonidos más característicos de los gatos y una de las formas más comunes de comunicación.

Los maullidos pueden decirnos mucho sobre lo que el gato está intentando comunicar. Por ejemplo, un maullido suave y prolongado puede indicar que el gato está contento y busca atención. Un maullido más fuerte y corto puede significar que el gato está enfadado o estresado. Un maullido agudo y rápido puede indicar que el gato está asustado o en alerta.

Además, el tono de los maullidos también puede darnos información sobre el estado de ánimo del gato. Un maullido grave y profundo puede indicar que el gato está relajado y contento, mientras que un maullido más agudo y chillón puede significar que el gato está enfadado o asustado.

Sin embargo, hay que saber que algunos estudios aseguran que mientras mayor es la convivencia entre gatos y personas, la comprensión de los diferentes maullidos de los gatos es mayor. De hecho, muchas personas que conviven con gatos puede comprender qué es lo que su gatito quiere decirles solo con escuchar su peculiar maullido. 

Tipos de maullidos

Algunos investigadores han logrado detectar cuáles son los sonidos más comunes que los gatos realizan a sus cuidadores y sus características. Por ejemplo, uno de los más comunes es el maullido de reclamo. A través de este sonido, el gato está pidiendo algo a su cuidador. Esto puede ser comida, atención u otra cosa. En general, el gato emitirá un sonido más alto e insistente que otros maullidos. 

Ante una amenaza, el gato puede maullar. En este caso, el sonido suele ser bajo y sostenido. Puede convertirse en una señal de advertencia. Además, puede dirigirse a algún intruso, a otras personas e incluso a animales. 

Maullidos cortos, pero repetidos rápidamente pueden indicar que un gato está ansioso o emocionado. Por ejemplo, cuando está esperando por su hora de comer. Por otra parte, es conveniente estar alerta si emite sonidos muy agudos y fuertes. En este tipo de casos, podrían ser indicadores para anunciar que tu gato está pasando por una situación de estrés, de miedo o incluso de dolor físico. 

Imagen cortesía de https://pixabay.com, a quien pertenecen todos los derechos

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.