3 razones por las que deberías entrenar a tu perro con un profesional

Los temas de adiestramiento y entrenamiento canino siempre están rodeados de misticismos, de ideas erróneas e incluso falta de interés. Sin embargo, el entrenamiento forma parte esencial en la vida de un perro, independientemente de si es un perro de competencia, de búsqueda y rastreo o una mascota.

Una instrucción adecuada le permitirá al can desenvolverse de una mejor manera tanto en lo que respecta a la interacción con otros como a su propia salud. Motivo que hace de suma importancia la forma en cómo se entrena al animal, y aunque en algunas ocasiones el dueño puede hacerse cargo por su cuenta, no se puede negar que el apoyo de un profesional es crucial. Por eso es necesario considerar las 3 razones por las que deberías entrenar a tu perro con un profesional.

¡No te pierdas este articulo!

>>> Adiestrar a tu perro American Stanford <<<

1.      Adquieres nuevo conocimiento

Un adiestrador canino es quien es hoy por lo que ha aprendido, por sus experiencias y dedicación que ha dirigido hacia esta actividad en particular. Es una persona que ha estudiado y analizado el comportamiento canino, lo que la convierte en una gran fuente de información; tanto en temas de adiestramiento como en otros datos que pueden ser vitales para el cuidado de un perro.

¡NO TE LO PIERDAS!
Aprende a suavizar los ladridos de tu perro

Al requerir el entrenamiento de un perro la participación activa e interés por parte del dueño de este, la persona adquirirá información sobre su compañero peludo de forma constante, lo que incluye a su personalidad, hábitos y necesidades.

2.      Se fortalece el vínculo entre ambos

Adiestrar a un perro es mucho más que solo enseñarle a sentarse, y su aporte al vínculo existente entre el animal y su dueño es inimaginable; esto claro, siempre que la persona partícipe activamente en su entrenamiento.

El adiestramiento positivo con un profesional le permite a la persona entender a su compañero perruno, a detectar las señales, a esforzarse mutuamente. La interacción constante fortalece la relación humano-perro, y es el profesional quien le dará las herramientas adecuadas para llevar esto a cabo.

¡NO TE LO PIERDAS!
¡Chihuahuas!

3.      Se logra el desarrollo de hábitos positivos en el can

Si el entrenador es bueno y tiene real interés en lo que hace, su intervención en la vida del can tendrá un efecto positivo en diferentes niveles. A parte de desarrollar la obediencia en el perro, las enseñanzas dadas por un profesional le permitirán a este incrementar su sociabilidad y seguridad; y como no, a desarrollar hábitos positivos que no perjudiquen ni a su salud ni a su entorno.

El entrenamiento no solo está para indicarle comandos al can, sino para facilitar la interacción de este con su entorno, y a su vez, un mayor entendimiento por parte de los humanos que forman parte de su familia.

Imagen cortesía de (wakyma.com), todos los derechos reservados.